Back

 

James II utiliza el mapa después de quitárselo a su padre.


Mapa del Merodeador

Poseedores del mapa:

Este útil plano de los terrenos de Hogwarts y el mismo castillo fue creado por los Merodeadores: James Potter, Remus Lupin, Sirius Black y Peter Pettigrew. Muestra todos los rincones, incluso siete pasadizos para salir o entrar de Hogwarts o para visitar Hogsmeade. También muestra la localización de las personas.
Aparentemente, es un viejo y sucio pergamino en blanco. Para que aparezcan los planos que hay pronunciar «Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas», y para borrarlos, hay que decir "Travesura realizada".
El mapa fue confiscado por Argus Filch.
Muchos años después, los gemelos Weasley se lo robaron del despacho, y en diciembre de 1993, cuando ya se conocían todos los pasillos, se lo regalaron a Harry (PA). Harry lo usó durante muchos años. Al terminar la escuela y tener hijos, no se lo quiso dar. Sin embargo, James II lo encontró un día en el escritorio de su padre y se lo quitó (CB).

El mapa del merodeador es un testimonio a la gran habilidad de los cuatro amigos que incluían al padre de Potter, su padrino y su profesor favorito. El mapa que crearon durante su tiempo en Hogwarts parece ser un pergamino hasta que se activa con la frase: "Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas", una frase que, en el caso de tres de los cuatro autores, debería entenderse que es una broma. Las palabras que utilizaron de “no son buenas” no tiene nada que ver con la magia oscura sino con saltarse las reglas del colegio. También se ve la misma bravuconería en el hecho de que usaron sus motes en el mapa (“hecho por los señores Lunático, Colagusano, Canuto y Cornamenta”).

La magia usada en la creación del mapa es avanzada e impresionante, incluye el encantamiento homonculous que le permite al dueño del mapa ver los movimientos de todas las personas en el castillo, y también estaba encantado para repeler para siempre la curiosidad de su némesis (con tantos insultos como fuera posible), Severus Snape.

Aunque las circunstancias exactas de cómo perdieron el mapa no se dan en las novelas de Harry Potter, es fácil concluir que al final se arriesgaron tanto que se vieron acorralados por Angus Filch, probablemente tras un aviso de Snape, cuya obsesión era la de exponer las actividades inapropiadas de su archirrival James Potter. Este mapa, una verdadera obra maestra, fue confiscado durante el último año de Sirius, James, Remus y Peter y ninguno de ellos fue capaz de volvérselo a robar al bien preparado Filch que ya sospechaba algo. De cualquier modo, sus prioridades cambiaron en los últimos meses en el colegio, volviéndose más serios y más centrados en el mundo más allá de Hogwarts, donde lord Voldemort estaba ya elevándose al poder. Los cuatros creadores del mapa serían atraídos a la organización renegada dirigida por Albus Dumbledore, la Orden del Fénix, y un mapa de su vieja escuela – sin importar lo ingenioso que fuera – ya no les sería útil excepto como una memoria nostálgica.

El mapa del merodeador fue, sin embargo, de gran ayuda para los jóvenes gemelos Weasley. La historia de cómo Fred y George se hicieron con el mapa aparece en Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Como muestra de la gran estima que le tenían a Harry Potter y su creencia de que necesitaba ayuda con un destino que ninguno de ellos llegaba a entender completamente, le regalaron el mapa más tarde, pasándoselo así, sin darse cuenta, al hijo de uno de los creadores.Más tarde, Barty Crouch hijo (como Ojoloco Moody), que pensó que podrían descubrirle a través del mapa se lo confiscó a Harry Potter en el colegio (P). Harry entró después al despacho a recuperarlo. Aunque no quiso dárselo a sus hijos, James II se lo quitó y lo utilizó en su etapa escolar (CB).

J.K. Rowling sobre el Mapa del Merodeador:

«El mapa del merodeador se convirtió entonces en una espinita para su verdadera creadora (yo) porque le daba a Harry demasiada libertad de información – nunca mostré a Harry recuperando el mapa del despacho vacío del (supuestamente) loco Ojoloco Moody, y veces me arrepiento de no haber usado esa equivocación y haberlo dejado ahí. Sin embargo, me gusta el momento en el que Harry ve el punto de Ginny moviéndose por el colegio en las Reliquias de la Muerte, así que al final estoy contenta de haber dejado que Harry recuperara lo que le pertenecía.» (P)

contenido original © 2013 El Cronista de Salem
ilustración de mapa del merodeador © 2004 El Cronista de Salem
Contenido Original: 19/4/2013 ~ Última Actualización: -/-/-