Back

 

Los padres de Remus se llamaban Lyall y Hope. Él era mago y ella muggle.


Los Lupin


Lyall y Hope Lupin
Lyall Lupin era un joven muy inteligente pero bastante tímido, que a los treinta, se había convertido en una autoridad mundial en las apariciones de espíritus no humanos. Éstas incluían poltergeist, boggarts y otras extrañas criaturas que, aunque a veces parecen fantasmas y se comportan como tales, nunca han estado vivas de verdad y siguen siendo un misterio incluso para los magos. Fue el responsable de capturar al Coco Gritón de Strathtully, un famoso boggart escocés que se había alimentado de los miedos de los muggles del lugar hasta tal punto de convertirse en una negra sombra elefantina con brillantes ojos blancos.

Durante un viaje de investigación a un denso bosque galés en el que se decía que vivía un peligroso boggart, Lyall se encontró con su futura esposa. Hope Howell, una bella chica muggle que trabajaba en una oficina de seguros de Cardiff se había ido a dar un paseo fatídico en lo que ella pensaba que era un bosque sin peligro alguno. Boggarts y poltergeist pueden ser percibidos por muggles y Hope, una persona especialmente sensitiva, se había convencido de que había algo que la vigilaba desde la oscuridad de los árboles. Al final, su imaginación se volvió tan activa que el Boggart tomó forma: la de un hombre con aspecto funesto que surgió de entre las sombras lanzándose hacia ella con un gran gruñido y con las manos por delante. Al oír su grito, el joven Lyall salió de un salto de entre los árboles, haciendo que la aparición se encogiera, convirtiéndose en un champiñón, con un movimiento de su varita. La aterrorizada Hope pensó, en su confusión, que había espantado a su atacante y no pareció entender lo primero que él dijo, - “no pasa nada, solo era un Boggart” –. Al ver lo guapa que era, Lyall tomó la inteligente decisión de no volver a hablar sobre Boggarts de nuevo, pero se mostró de acuerdo con ella en que el hombre había sido grande y siniestro y que la única cosa lógica que podía hacer era acompañar a Hope a casa para protegerla. Los jóvenes se enamoraron y ni siquiera la admisión de un avergonzado Lyall unos meses después de que Hope nunca había estado en peligro pudo aguar su entusiasmo por él. Hope hizo de Lyall el hombre más feliz del mundo al aceptar su propuesta de matrimonio y se dedicó de lleno a la preparación de la boda que incluía un pastel con un boggart encima. El primer y único hijo de Lyall y Hope, Remus John, nació un año después de la boda. Era un niño saludable que pronto mostró signos de magia y ambos padres imaginaron que seguiría los pasos de su padre e iría al Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería en su momento. Al cumplir Remus los cuatro años, la cantidad de actividad de magia oscura a través del país había comenzado a aumentar de forma regular. Aunque pocos aún sabían lo que se ocultaba detrás de los ataques y los avistamientos, la primera ascensión al poder de Lord Voldemort estaba sobre la marcha y los mortífagos estaban reclutando todo tipo de criaturas oscuras para que se unieran a ellos en su lucha para derrocar al Ministerio de Magia. El Ministerio pidió ayuda a las autoridades en criaturas mágicas – incluso las menos importantes como los boggarts y poltergeist – para que les ayudaran a comprender y contener la amenaza. Lyall Lupin era uno de los que fueron llamados a unirse al Departamento para la Regulación y Control de las Criaturas Mágicas, lo que él hizo de buen grado. Fue aquí donde Lyall se encontró con el hombre lobo llamado Fenrir Greyback, que había sido traído para ser interrogado sobre la muerte de dos niños muggles.

El Registro de Hombres Lobo no se mantenía muy bien. La sociedad mágica evitaba de tal forma a los hombres lobo que ellos a su vez rehuían el contacto con otras personas. Vivían en lo que ellos mismos llamaban “manadas” y hacían todo lo posible para evitar ser registrados. Greyback, que el Ministerio no sabía que era un hombre lobo, dijo no ser más que un vagabundo muggle que estaba muy sorprendido de encontrarse en una sala llena de magos y horrorizado de los comentarios sobre los pobres niños muertos.

Las ropas sucias de Greyback y el no tener varita fueron pruebas suficientes para persuadir a dos ignorantes miembros de la comisión de interrogación con demasiado trabajo que estaba diciendo la verdad. Pero Lyall Lupin no se dejó convencer tan fácilmente. Reconoció ciertos signos sospechosos en la apariencia de Greyback y en su comportamiento, y le dijo a la comisión que Greyback debía ser detenido hasta la próxima luna llena, solo veinticuatro horas más tarde.

Greyback se quedó sentado en silencio mientras sus colegas de la comisión se reían de Lyall («Lyall, dedícate a los boggarts galeses, eso es lo que se te da bien»). Lyall, generalmente, un hombre apacible, se enfureció. Describió a los hombres lobo como desalmados, malvados y seres que lo único que merecían era la muerte. La comisión ordenó a Lyall que dejara la sala, el jefe de la comisión pidió disculpas al vagabundo muggle y Greyback fue dejado en libertad.

El mago que sacó a Greyback de la sala de interrogación debía hacerle un encantamiento de memoria, para que se olvidara de que había estado dentro del Ministerio. Antes de que pudiera hacerlo fue atacado por Greyback y dos de sus cómplices que estaban escondidos a la entrada, y los tres hombres lobo huyeron.

Greyback se dio prisa en compartir la descripción de Lyall Lupin de los hombres lobo. Su venganza contra el mago que pensaba que los hombres lobo no merecían nada que no fuera la muerte fue rápida y terrible.

Poco antes del quinto cumpleaños de Remus Lupin, cuando éste dormía plácidamente en su cama, Fenrir Greyback forzó la ventana de su habitación y le atacó. Lyall llegó al dormitorio a tiempo de salvar la vida de su hijo, haciendo huir a Greyback de la casa con una serie de poderosos encantamientos. Sin embargo, a partir de entonces, Remus se convirtió en un hombre lobo.

Lyall Lupin nunca se perdonó las palabras que profirió enfrente de Greyback durante el interrogatorio («desalmados, malvados, merecen solo la muerte»). Se había limitado a repetir la opinión extendida de los hombres lobo en su comunidad, pero su hijo era lo que siempre había sido – cariñoso e inteligente – excepto durante el terrible periodo de la luna llena cuando sufría una dolorosa transformación y se convertía en un peligro para todos los que estaban a su alrededor. Durante muchos años, Lyall le ocultó la verdad sobre el ataque a su hijo, incluso la identidad del atacante, por miedo a sus recriminaciones.

Lyall hizo todo lo que pudo por encontrar una cura, pero ni las pociones ni los encantamientos ayudaron a su hijo. Desde ese momento, las vidas de la familia fueron dominadas por la necesidad de ocultar la condición de Remus. Se iban mudando de ciudad a ciudad, abandonándola cuando los rumores del extraño comportamiento del niño empezaban a correr.

Mientras Remus era pequeño, fue fácil contenerlo durante las transformaciones; una habitación cerrada con llave y muchos encantamientos silenciadores eran suficientes. Sin embargo, según fue creciendo, también lo hizo su lado lobuno, y cuando cumplió los diez años, podía tirar puertas y romper ventanas. Necesitaban encantamientos más poderosos para contenerlo y Hope y Lyall estaban enfermos de preocupación y miedo. Adoraban a su hijo, peor creían que su comunidad – ya revolucionada con el miedo por el aumento de la actividad oscura a su alrededor – no serían indulgentes con un hombre lobo descontrolado. Las esperanzas que habían tenido para su hijo se habían arruinado, y Lyall educó a Remus en casa, seguro de que nunca podría entrar en un colegio.

Poco antes del decimoprimer cumpleaños de Remus, el mismo Albus Dumbledore, el director de Hogwarts, llegó sin haber sido invitado a la puerta de Lupin. Nerviosos y asustados, Lyall y Hope intentaron impedirle la entrada, pero de alguna forma, cinco minutos más tarde, Dumbledore se había sentado junto al fuego y estaba comiendo bollos y jugando a gobstones con Remus.

Dumbledore explicó a los4 Lupin que sabía lo que le había pasado a su hijo. Greyback se había jactado de lo que había hecho y Dumbledore tenía espías entre las criaturas oscuras. Sin embargo, Dumbledore le dijo a los Lupin que no pensaba que hubiera ninguna razón por la que Remus no pudiera ir al colegio, y describió lo que había organizado para que el chico tuviera un lugar seguro para sus transformaciones. Debido a los prejuicios reinantes contra los hombres lobo, Dumbledore estuvo de acuerdo en que la condición de Remus no fuera hecha pública.

Hope Lupin falleció antes de 1980. Lyall vivió más años, pero Remus no quiso vivir con él para no ponerlo, según él, en peligro (P).

Lupin, Nymphadora
Ver Nymphadora Tonks.

Lupin, Remus John
1960 - 1998
Amigo de James Potter, Sirius Black y Peter Pettigrew, estudió en Hogwarts con ellos en los 70. Remus fue mordido por un hombre-lobo cuando era pequeño, lo cuál peligró su matricula en Hogwarts; Consiguió el puesto de Defensa Contra las Artes Oscuras en el curso 1993-94. Remus era miembro de la Orden del Fénix (OF). Se casó con Nymphadora Tonks y tuvo un hijo, Ted. Poco después murió en la Batalla de Hogwarts (RM).

Lupin, Edward (Teddy) Remus
1998 - Presente
Hijo de Nymphadora y Remus Lupin, Ted (o Teddy) hereda el nombre de su abuelo materno. Nace en medio de la guerra, el 30 Abril de 1998 y su padre tiene serias dudas sobre si responsabilizarse o no del pequeño. Finalmente lo hace, y los tres viven juntos por poco tiempo: cuando Nymphadora y Remus mueren en la Batalla de Hogwarts, el pequeño se queda con su abuela Andrómeda. Harry es su padrino. Ted es también metamorfomago, como su madre.
Conserva bastante trato con Harry, siendo invitado habitual de la casa de los Potter. A los diecinueve años acompaña a su novia Victoire Weasley a King's Cross, y son descubiertos besándose por el pequeño James (RM Epílogo).

contenido original © 2014 El Cronista de Salem
Contenido Original: 29/6/2014 ~ Última Actualización:1/7/2014