Back

 

Vernon trata de proteger a toda costa a su familia de la magia


Vernon Dursley
Vernon Dursley es un muggle. De hecho, es increíblemente muggle: no tiene imaginación, lleva la corbata más aburrida para trabajar y en su despacho del trabajo le da la espalda a la ventana. Vernon Dursley considera que una mañana es buena si puede gritas la gente.
Es director de una empresa que fabrica taladros llamada Grunnings. Vernon clasifica a las personas según el coche que conducen: una persona es mejor si tiene un coche más caro. Cuando se compra un coche nuevo, espera a que todo el mundo escuche lo maravilloso que es.

Vernon es un voluminoso hombre sin cuello y con bigote.

Al señor Dursley, entre otras cosas, le encanta ridiculizar a su sobrino Harry. Otras cosas que se le pasan por la cabeza son vender más taladros de su empresa, comprar una casa en Mallorca y mantener a su familia lejos del alcance de los magos.

Vernon Dursley cursó en Smelting, una prestigiosa escuela privada. Su hijo estudia en el mismo lugar.

Vernon Dursley tiene una hermana llamada Marjorie (Tía Marge); Está casado con Petunia Evans, a la que conoció en una oficina de Londres (P), y tiene un hijo llamado Dudley. Hasta 2007 vive con su familia y sobrino en el número 4 de Privet Drive, Surrey (Inglaterra). En la pedida de Petunia, la señora Dursley, madre de Vernon, todavía vivía (P).

Vernon Dursley, que no tenía nada de mágico pero que era extremadamente obstinado y materialista, conoció a Petunia en una oficina de Londres en la que ambos trabajaban. Grande y de cuello corto, este ejecutivo junior le pareció a la joven Petunia el arquetipo de la virilidad. Él, no solo correspondió a sus atenciones, sino que era deliciosamente normal. Tenía un coche perfectamente normal, y quería hacer cosas completamente ordinarias y después de haber salido con él en algunas aburridas citas, en las que habló principalmente sobre sí mismo y sus previsibles ideas sobre el mundo, Petunia empezó a soñar con el momento en el que le pondría un anillo en el dedo.

Cuando, en el momento oportuno, Vernon Dursley le pidió de rodillas en el salón de su madre que se casara con él, Petunia aceptó enseguida. La única nube en su azul horizonte era el miedo de lo que su prometido pensaría de su hermana, que estaba entonces estudiando el último curso en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Vernon era capaz de despreciar a cualquiera que llevara zapatos marrones con traje negro, ¿qué pensaría de una chica que pasaba la mayor parte del tiempo vestida con una túnica y practicando magia? Petunia no quería ni pensarlo.

Ella le confesó la verdad durante una cita bañada en lágrimas dentro del oscuro coche de Vernon, delante del bar en el que Vernon había comprado algo para picar después del cine. Vernon, tal como se lo esperaba Petunia, se llevó una buena sorpresa, pero, sin embargo, le contestó solemnemente que no le reprocharía el hecho de tener una hermana tan rara, y Petunia se echó sobre él con una gratitud tan violenta que a él se le cayó al suelo la salchicha que se estaba comiendo.

El primer encuentro con Lily, su novio James Potter, y la pareja de enamorados no fue bien, y a partir de ahí, la relación fue de mal en peor. A James le hacía gracia Vernon, y cometió el error de mostrarlo. Vernon trataba a James con condescendencia preguntándole qué coche conducía. James le describió su escoba de carreras. Vernon dijo que suponía que los hechiceros tenían que vivir del subsidio de desempleo. James le explicó lo que era Gringotts, y que sus padres tenían ahorrada una fortuna allí en oro puro. Vernon no sabía si le estaba tomando el pelo o no, y se enfadó. La tarde terminó con Vernon y Petunia marchándose del restaurante airado, tras lo cual Lily rompió en lágrimas. James (un poco avergonzado de sí mismo) prometió reconciliarse con Vernon a la primera oportunidad.

Esto nunca ocurrió. Petunia no quiso que Lily fuese su dama de honor, porque estaba harta de que siempre le hiciese sombra, a Lily esto le dolió. Vernon se negó a hablarle a James durante el banquete, pero le describió, de modo que James pudiera oírle, como un “mago amateur”. Después de casada, Petunia se volvió más y más como Vernon. Le encantaba su coqueta casita cuadrada de Privet Drive número cuatro. Ahora se sentía segura. No había objetos que se comportaran de forma extraña, teteras que de repente silbaran cancioncillas cuando pasaba delante, ni conversaciones sobre cosas que no entendía, con nombres como “quidditch” y “transfiguración”. Ella y Vernon decidieron no asistir a la boda de Lily y James. Su último contacto con Lily fue el anuncio del nacimiento de Harry, y Petunia lo tiró a la basura no sin antes haberle lanzado una mirada de desprecio (P).

El señor Dursley desconoce el pacto que tiene su mujer Petunia con Albus Dumbledore (OF2).

Vernon Dursley tiene muchas dudas sobre si abandonar Privet Drive cuando Harry le dice que su familia corre peligro, pero finalmente se marchan. Vernon se ofende cuando Dedalus Diggle le pregunta si sabe conducir. Tiene un extraño respeto hacia Kingsley Shacklebolt (RM3).

contenido original © 2004-2011 El Cronista de Salem
Contenido Original: 9/4/2004 ~ Última Actualización: 12/11/2011