Back

 

El último capítulo de HP7 se escribió en 1990

Entrevista Richard & Judy

Realizada con motivo de la publicación en edición rústica de Harry Potter y el Príncipe Mestizo en verano de 2006, J.K. Rowling asiste al programa de televisión británico Richard & Judy, donde se expone a las preguntas de los lectores y entrevistadores:

J.K. Rowling en Richard & Judy – Transcripción

Richard (R): En algún momento de los últimos diez años, aproximadamente, J.K. Rowling aparentemente se ha convertido discretamente en más rica que la Reina. Así, la mujer que ha creado Harry Potter, ¿está hoy en la posición de decir: “¡Que le corten la cabeza!”? ¿Y cómo ha afectado el haberse convertido en una de las personas más ricas del mundo a alguien que hace apenas una década era una madre sola que sobrevivía con 70 libras a la semana? Bueno, lo descubriremos enseguida, porque J.K. Rowling Rowling, o Jo como le gusta que la llamen, nos concede una de sus increíblemente raras entrevistas, y es en directo. Pero primero los frutos de su extraordinaria imaginación:

[Se ve un video de El Cáliz de Fuego]

Richard: Y Jo se une a nosotros ahora. Me encanta ese clip porque representa para mí lo que de verdad me gusta de la naturaleza de tus libros. Quiero decir que nosotros [Richard y Judy] acabamos de dejar este, este valle de lágrimas y angustia que es convertirse en adolescentes...

J.K. Rowling: [Risas] Oh, bueno...

R: Tú estás a punto de entrar en él, ¿no?

J.K. Rowling: Sí, es algo por descubrir.

R: Es tan malo como te lo imaginas. Erm, pero lo que es maravilloso de la serie de libros es que se ve a Harry convertirse en un adolescente gruñón y todos los demás alrededor de él entrando en estas cosas de la adolescencia. Tú los has dibujado muy acertadamente, sin embargo tú misma no tienes hijos adolescentes. Quiero decir, ¿te has basado en amigos y en conversaciones con amigos para entenderlos?

J.K. Rowling: Bueno, di clase a adolescentes durante un tiempo…

Richard: Por supuesto, por supuesto.

J.K. Rowling: De hecho, eran mi grupo de enseñanza favorito. Así que creo que me he basado un poco eso, y me he basado en recuerdos de lo gruñones que todos hemos sido de adolescentes. No éramos...

Judy (J): Absolutamente.

J.K. Rowling: Mi hermana está aquí para verlo, y ella era, ella era muy gruñona así que me he basado en ella.

J: ¿Es mayor que tú, o menor?

J.K. Rowling: No, menor, tiene dos años menos que yo, sí.

J: Correcto. Quiero decir, lo que quiero al final — lo que quiero que suceda al final de toda la serie de Harry Potter. Quiero que Harry se case con Ginny (Ginny Weasley) y que Ron se case con Hermione. Y todo eso y... no, así no. Sí, así. Quiero que Ron se case con Hermione, eso es. Y me sentiría tan trastornada si no sucede así, pero por supuesto el último capítulo en este momento, lo tienes en este momento a buen recaudo, ¿verdad?

J.K. Rowling: El último, el capítulo final está a buen recaudo, aunque ahora ha cambiado muy significativamente.

J: ¿Sí?

J.K. Rowling: Sí, un personaje se salva.

R: ¿De verdad?

J.K. Rowling: Sí.

J: Quiero decir que has, o sea...

J.K. Rowling: Pero tengo que decir que mueren dos que yo no tenía intención de que murieran.

J: ¡Oh, no! ¿dos muy queridos?

J.K. Rowling: Bueno, ya sabes, debe pagarse un precio.

R: ¿Significativo?

J.K. Rowling: ¡Estamos tratando con el puro mal! No se dirigen a los secundarios, ¿verdad? Van directos a por los personajes principales... Al menos yo sí.

R: No nos preocupamos de los extras. Se lo has contado a tu marido, evidentemente. Le confiaste todas las cosas, y se lo has contado.

J.K. Rowling: Bueno, no todo, eso sería imprudente.

R: Bueno, sí, seamos honestos: eso sería estúpido. Pero le habrás dicho quiénes iban a caer. Aparentemente se estremeció y dijo: “Oh, no, ese no”.

J.K. Rowling: Lo hizo en uno de ellos, sí.

R: Escucha, todos los periódicos que han anunciado esta entrevista hoy claramente quieren que te preguntemos: “¿Vas a matar a Harry Potter?”. Es una pregunta ridícula porque, ¿vas a querer decir sí o no?. Evidentemente no puedes. Posiblemente no podría preguntarte eso pero, ¿alguna vez has estado tentada de hacerle un poco más de daño del que ha sufrido? — me refiero a del mismo modo que...

J.K. Rowling: Ha sufrido bastante, quiero decir que…

J: Ya ha sufrido, ha sido molido...

J.K. Rowling: ¿Cómo podría? Cada año de su adolescencia e infancia ha salvado al mundo mágico. Y nadie le cree, y él... él gasta por completo su vida salvando el mundo, y el siguiente trimestre vuelve a la escuela siendo intimidado. Es Harry Potter y ha salvado tu escuela entera. Y todo el mundo piensa, simplemente, que es un poco molesto.

R: ¿Sabes cómo a Doyle le enfermaba tanto Sherlock Holmes que lo lanzó por un precipicio?

J.K. Rowling: Sí.

R: No te estoy preguntando si has hecho eso, evidentemente, pero ¿te has sentido tentada de matarlo porque es tan grande…

J.K. Rowling: No, nunca me he sentido tentada de matarlo antes del final del Libro 7 porque siempre he planeado siete libros, ahí es donde quiero — quiero terminar en siete libros.

J: Sí.

J.K. Rowling: Pero entiendo perfectamente la mentalidad de un autor que piense: voy a matarlo, porque entonces no puede haber secuelas de otro autor, como las llaman. Así se terminaría conmigo. Y, después de que me muriera y me hubiera ido, no podrían ser capaces de traer de vuelta al personaje y escribir un montón de...

R: Nunca había caído en eso...

J.K. Rowling: Bueno, Agatha Christie lo hizo con Poirot, ¿no? Quería terminar con él ella misma.

J: ¿Así que dices que lo entiendes perfectamente, pero que no lo vas a hacer tú misma?

J.K. Rowling: No, no lo voy a hacer… No quiero correo odioso por nada más.

J: Completamente de acuerdo. Cuando empezaste, cuando pensaste por primera vez en la idea de Harry Potter, ¿qué fue lo primero? ¿La idea de la magia, o el personaje, o el internado? Cuando eras pequeña, ¿eras una gran aficionada a las historias de internados?

J.K. Rowling: Leí alguna cuando era pequeña...

J: ¿Angela de Brasil?

J.K. Rowling: Nunca leí Angela de Brasil. Leí Las Torres de Malory y realmente no llevan a leer, ¿verdad?

J: No.

J.K. Rowling: Cuando tenía seis años me gustaban. Pero creo que Harry y la magia vinieron juntos, la idea esencial era un chico que era mago pero no lo sabía – esa fue la primera premisa. Trabajé desde ahí hacia atrás y de ahí es de donde viene toda la historia anterior. Y hay MUCHA historia anterior. De hecho ahora que estoy en el Libro 7 me doy cuenta de cuánta historia tengo detrás porque hay mucho que explicar y mucho que descubrir.

R: Pero habrás tenido que inventar la historia muy profundamente porque no habrás podido pensar todo esto... de una sola vez...

J.K. Rowling: Oh, no, no se podría. Tengo, no sé cuántos personajes tengo en funcionamiento. Algo ridículo… cerca de 200.

R: Pero, ¿en algún momento pensaste mientras escribías los sucesivos libros: “Oh, ¿por qué escribí eso en el Libro 2? Eso ahora me ata. Ahora ya no puedo escribir esto y lo otro?”

J.K. Rowling: Sí. No creo que haya hecho eso en ningún punto realmente importante. Pero ciertamente, un par de veces me he tropezado y pensado: “Oh, me he encerrado a mí misma. Con que hubiera dejado algo abierto antes, habría sido posible encontrar un camino más fácil para escapar de este agujero” y siempre he encontrado un camino... Es un aspecto complicado.

R: Ahora está terminado el último libro; ¿tienes guardado, como has dicho, el último capítulo?

J.K. Rowling: No, el último libro no está terminado aún. Pero estoy bien metida en ello ahora.

R: ¿Pero ya has escrito el final?

J.K. Rowling: Escribí el capítulo final algo así como en 1990 – no, espera... Escribí el capítulo final algo así como en 1990.

J: ¿De verdad? ¿Así que sabías exactamente cómo iba a terminar la serie?

J.K. Rowling: Bueno, sí. Bastante bien.

J: ¡Cielos!

J.K. Rowling: Sí, me han despreciado por eso un par de personas — Me parece que pensaron que era muy arrogante por mi parte escribir el final de mi serie de siete libros cuando ni siquiera tenía quien me publicara y nadie había oído hablar de mí. Pero diría que, cuando no tienes absolutamente nada, y nadie te conoce, puedes planear cualquier cosa que quieras, ¿a quién le importa?

J: Absolutamente de acuerdo, y la otra cosa, antes de preguntarte cómo empezaste a escribir, fue lo que nos golpeó a todos nosotros, especialmente a nuestro hijo que es un mega fan de Harry Potter, era cuándo empezaron las cosas a volverse más oscuras en los libros. Yo creo que empezó en el segundo, con los sangre-sucia... pero se volvió realmente oscuro en el Libro 3 con los Dementores y todo eso. ¿Fue algo que tenías previsto todo el rato o sencillamente se desarrolló?

J.K. Rowling: Es algo que me propuse porque Harry está creciendo, están sucediendo estas cosas en paralelo — él está creciendo más y más y haciéndose más y más experimentado como mago, y simultáneamente Voldemort está siendo más y más poderoso y está retornando a una forma física, porque por supuesto en el primer libro ni siquiera tenía una entidad física. Pero siempre he dicho, cuando la gente me dice eso, y estoy de acuerdo en que los libros se están volviendo más oscuros, que también la imagen en el primer libro, cuando Voldemort aparece en la parte de atrás de la cabeza de Quirrell, pienso que es una de las cosas más espeluznantes que he escrito nunca. De verdad lo pienso. Y también la imagen de la figura con la capa bebiendo la sangre de unicornio y deslizándose por la tierra, que está muy bien hecha en la película —La Piedra Filosofal—, creo que esas son imágenes muy macabras. Así que pienso que se puede decir que no estaba precisamente ocultando mis intenciones ya en el primer libro. Decía que éste es un mundo en el que algunas cosas muy sucias pueden suceder.

J: Sí. Pero yo me refería a que desde el Libro 2 comencé a ver algunos paralelismos entre racismo, apartheid y genocidio y ese tipo de cosas.

J.K. Rowling: Sí, por supuesto, eso era muy premeditado. Harry está entrando en este mundo, sobre el que muchos de nosotros fantasearía que podría ser maravilloso —tengo una varita mágica y todo va a ser fabuloso. Pero el tema es que la naturaleza humana es la naturaleza humana, sean los que sean los poderes o talentos especiales que tengas, de modo que tú atraviesas — podrías decir que atraviesas el espejo. Él pasea por este mundo asombroso, y es asombroso. Pero encuentra inmediatamente todos los problemas que creía que había dejado detrás.

R: Puedes correr pero no esconderte.

J.K. Rowling: Sí, sí.

R: Has hablado de que tenías un plan para siete libros desde el pistoletazo de salida, antes incluso de tener quién te publicara. Y has debido hacer gritos extraños de deleite cuando La Piedra Filosofal se publicó. Ya me entiendes...

J.K. Rowling: Sí, indudablemente.

R: Qué gusto y optimismo.

J.K. Rowling: Se podría decir que nada se ha acercado realmente. Eso es un reflejo de la cantidad de euforia que tuve.

R: Y bien, ¿cuándo la euforia se convirtió en algo...?

J.K. Rowling: Completo terror.

R: ¿En qué punto en los libros pensaste: “Vale, esto no es un simple best-seller, no es una simple buena serie que estamos disfrutando yo y mis lectores — esto no tiene precedentes”?. Se ha dicho que, si pones todos los libros [impresos de Harry Potter] en un gran depósito, darían la vuelta al mundo, alrededor del ecuador, cerca de una vez y media, y aún no hemos terminado. ¿Cuándo te despertaste y pensaste: “Esto es histórico”? Porque es histórico. Quiero decir que vas a aparecer en la historia de las publicaciones de los próximos siglos.

J.K. Rowling: Sinceramente no pienso en esos términos. Yo diría que por los tres primeros libros yo vivía negándolo. Realmente vivía negándolo.

J: ¿La fama?

J.K. Rowling: ...por mucho tiempo. Sí, totalmente. Y creo que es por eso por lo que tengo reputación de ser algo...

R: Recluida.

J.K. Rowling: … vino porque era como un conejo cogido entre los faros. Y la única forma que tenía de afrontarlo era: “Ah, no es real ese gran triunfo”, pero las cosas seguían sucediéndose, empezaban a estar en tu puerta, y cogías un periódico y había referencias casuales a Harry Potter. Esa es la cosa más extraña, penetra todas las estancias y se convierte — ésa es una indicación para mí de lo grande que se ha hecho más que ninguna otra cosa. Recuerdo que hubo una fase en la que no podía comprar los periódicos, porque se estaba haciendo un tanto extraño para mí. Y normalmente devoro los periódicos, y entonces vino Wimbeldon —hace unos pocos años— y pensé: “Es seguro leer Wimbeldon, deja de ser rara, ya sabes, supéralo”. Así que cogí este periódico y llegué a un partido con Venus Williams y decía, vi una simple foto de Harry Potter mirándome, y hablaban de Bludgers, ya sabes, las pelotas del Quidditch. Decían que su servicio era tan potente que era comparable a una Bludger, sin mucha explicación. Aquello fue muy bonito — cosas así son maravillosas.

R: Así es la fama, y eso es entrar en el léxico del tipo de diálogos y asuntos normales y lo que se llama conversaciones de aire acondicionado. Y ya no tiene que ver sólo con leer el último libro, es constante contigo ahora. ¿Qué hay de la riqueza? No quisiera ser [inaudible] sobre eso pero es lo que es. Eres indudablemente más rica que lo que sueñan los actoress, verdaderamente. ¿Cómo te ha cambiado eso la vida?

J.K. Rowling: Hmm, bueno, es fantástico, francamente.

[R & J.K. Rowling ríen]

R: Gracias por decirlo.

J.K. Rowling: Quiero decir, no es para romper los violines ni nada, pero si has pasado unos pocos años en los que las cosas han sido muy duras, y han sido muy duras, y no es demasiado romántico, pero se despacha en media frase: “Oh, comenzar en una buhardilla”. Y de vez en cuando pensaba: “Venga, inténtalo, vecina. Vete y mira. No era un anuncio publicitario, era mi vida”. Y en aquélla época no sabía que iba a venir esta maravillosa solución. Pensaba que esa sería la vida durante veinte años.

R: ¿Pero alguna vez te has sentido culpable por la cantidad de dinero que ganas porque...?

J.K. Rowling: ¡Claro! Absolutamente porque llegó hasta el punto de que — porque inicialmente la gente estaba escribiendo, y aún lo hacen frecuentemente, mucho más de lo que tengo y no estoy fingiendo ser muy rica porque lo soy [risas en grupo]. Pero a veces imprimían cifras que ciertamente mi cuenta no podría reconocer. Incluso, en los primeros días decían que era millonaria y yo no era para nada cercana a serlo. Eso es raro y hace vacilar cuando estás acostumbrada a contar cada penique.

R: Tirabas con 70 libras a la semana.

J.K. Rowling: Sí, sí, es correcto.

J: Así que lo que te pasaba era que, básicamente, ahí estabas tú igual que habías sido. Escribiendo este libro en el que habías pensado mucho tiempo. Y de repente salió, el primer libro. Y de repente el siguiente, y de repente te das cuenta de que esta persona —tú, realmente— ha alcanzado una vida propia, que no era nueva en absoluto. Y estabas completamente...

J.K. Rowling: Creo que eso es completamente preciso y que te sientas y piensas: “Pero aún soy la misma idiota que era ayer, y de repente la gente está interesada en lo que tengo que decir”. Y mi respuesta a eso es que he gritado así porque de repente sentí que esta luz se había encendido en mí bajo mi suelo, y era una época de verdadero  alboroto cuando por primera vez fui sujeto de esa especie de escrutinio, porque sentía lealtad a la persona que había sido ayer. Y no quiero decir: “Oh, es espantoso” porque realmente no creo que sea espantoso. Lo hemos hecho bien y he estado enseñando y mi hija aún puede decir, y de hecho me lo dijo ayer: “Ya ves, éramos felices”. Así que no quiero sentarme ahí y decir: “Oh, es espantoso. Oh, ahora es fabuloso cariño, ahora tenemos un poco de dinero”.

R: Sí.

J: Y tu hija — vuestros dos nuevos son aún muy pequeños — pero Jessica ha estado ahí junto a ti desde el principio, en verdad. ¿Se ha adaptado bien?

J.K. Rowling: Lo ha hecho fenomenal. Y no siempre ha sido fácil para ella porque, como podéis imaginar, siendo su madre J.K. Rowling. La recuerdo en un momento, metafóricamente hablando, acorralada en las verjas del colegio — [amenaza con el puño] “¡Dinos cuál es el título del próximo libro!”.

R: ¿En serio?

J.K. Rowling: Sí. No es muy fácil.

J: ¿Acorralada en las verjas del colegio?

J.K. Rowling: Por otros niños, ya sabes, intentando sacar títulos de ella. Ha estado impresionante, ha sido maravillosa.

R: Pero qué me dices, no hay mucho que hacer con la riqueza. Bueno, puede que realmente  sí, pero ciertamente con el asunto de la fama. Antes de que conocieras a tu adorable marido...

J.K. Rowling: Es un marido adorable.

R: Es un hombre de fiar, y con la pinta de una estrella del pop-rock [risas]

[Se ve una foto de Jo y su marido, Neil]

J.K. Rowling: ¡Ahí está!

R: Antes de eso —la cita entre la relación que te condujo a tu adorable hija y a él, hubo un tiempo en el que encontraste una inmensa riqueza y éxito, y has dicho que salir con alguien era realmente complicado, realmente duro. ¿Se debía a que esperabas que los chicos vinieran a ti debido a quien tú eras?

J.K. Rowling: No tiene mucho que ver eso. Para ser completamente sincera contigo, salir con alguien es complicado si eres una madre sola. Eso es. Y el otro asunto era un factor vagamente complicado. Pero en el momento en que consigues una niñera es justo — es la realidad de la vida. Durante mucho tiempo yo no tuve niñera. No tenía organizado adecuadamente el cuidado de la niña porque, de nuevo, me negaba a hacerlo cuando lo necesitaba. Y al final llegó el momento en que claramente lo necesité —no podía cumplir con todas mis obligaciones profesionales aunque las intentaba mantener al mínimo.

R: Querías decir: “Yo puedo hacerlo, puedo manejar esto”.

J.K. Rowling: Sí, eso, está muy metido en mi personalidad, fingir que puedo manejarme con las cosas y no pedir ayuda — hasta que casco un poco.

J: Así que, fijándonos en la situación en que estás ahora, y hablo también como persona experimentada, en lo profesional y en el resto, estás muy bien situada, toca madera, si es que hay alguna madera cerca para tocar. Porque eres muy feliz — tienes una familia maravillosa.

J.K. Rowling: Soy realmente afortunada. Y lo pienso cada día, lo aseguro. Cada día pienso en lo muy afortunada que soy.

R: Volviendo al tema de siempre —haremos un corte en un par de minutos, pero luego volverás y estaremos con algunos niños que te harán preguntas— pero, como tú misma dijiste, el tema central de los libros es la muerte, ¿verdad?

J.K. RowlingR: Sí, en gran parte.

R: En gran parte. Es un tema inmensamente poderoso. Y estabas escribiendo el primero cuando murió tu madre a los 45 años, y tú estabas muy cerca de ella. ¿Habías previsto que la muerte fuera a ser un tema tan poderoso antes de que ella muriera o ello inspiró un sentimiento de pérdida?

J.K. Rowling: Definitivamente lo inspira. Inicialmente, en el primer borrador, llevaba seis meses escribiendo Harry antes de que muriera. Y, umm, en el primer borrador realmente acabé con sus padres de un modo bastante frívolo. Y después falleció mamá. Y ya no podía, no podía acabar con sus padres de ese modo frívolo — no podía. Ya no, sabiendo lo que se siente al perder a los padres.

J: Así que es por eso por lo que los padres de Harry mantienen su presencia...

J.K. Rowling: Efectivamente mantienen una presencia.

J: En las, en las, en las fotografías.

R: Y en el espejo, por supuesto.

J.K. Rowling: Y en el espejo... sí.

R: Y cuando escribiste eso, no me sorprendería que fueras a decir que derramaste algunas lágrimas al escribir esas escenas en que Harry se sienta ante el espejo y se pierde en el reflejo de sus padres.

J.K. Rowling: Ese es mi capítulo favorito del primer libro.

R: Es un capítulo encantador. Es un capítulo encantador.

J.K. Rowling: Es uno de mis capítulos favoritos en la serie.

J: Lo que es tan tranquilizador sobre los libros porque son, quiero decir, sabéis que tratan directamente con el mal y la muerte. Siempre parece que se pierde el hilo en algún sitio aunque sigue ahí. Me encantan todos los directores, los directores pasados y profesores y son pequeños amigos. Quería preguntarte, para terminar esta sección en particular, siempre me gustó, ¿cómo se llamaba? ¿Quién era ese que siempre se estaba rizando el pelo?

J.K. Rowling: ¿Gilderoy?

R: Correcto.

J: Me encantaba eso, la idea de que él por las tardes cogía sus rulos y se los ponía y todo eso. Hay también mucho humor en los libros. Imagino que esa será una parte de tu carácter. Quiero decir, eso es...

J.K. Rowling: Sí, creo que sí, que no se puede imaginar siempre desde ese punto de vista que lo describo. Pero sí, creo que sí...

R: Sí. Bueno, umm, como has dicho, el último capítulo está en lugar seguro. Está atado el resto del manuscrito, pero éste es el último de los libros... ¿Eso es? Siete libros, eso es todo.

J.K. Rowling: Sí, bueno, siempre he dicho que podría hacer una especie de enciclopedia de ese mundo por motivos benéficos.

R: Vale, pero no es lo mismo que...

J.K. Rowling: NO, absolutamente no. No es lo mismo que la historia.

R: ¿Puedes vivir sin Harry?

J.K. Rowling: Bueno, tendré que aprender. Será duro.

R: ¿Por qué no extenderlos hasta 9, entonces? Hablo en serio, ¿por qué pararse en siete? ¿Es mucho preguntar?

J.K. Rowling: Porque pienso que tendrás que dejarlo cuando lo hayas...

R: Lo hayas hecho.

J.K. Rowling: Sí, eso. Admiro a la gente que sale cuando la gente todavía pide más. Ya sabes, y eso es lo que yo quiero.

R: Me lo han preguntado. Bueno, en realidad lo leí en Tattler. Puede que sea un comentario desprevenido que hiciste, pero has escrito, de hecho terminado otro, libro para niños, para niños más pequeños.

J.K. Rowling: Oh, sí. No está terminado, pero sí bastante avanzado.

R: ¿Y durante cuánto tiempo ha estado eso en tu cabeza?

J.K. Rowling: No tanto como Harry, unos pocos años.

R: ¿Y estás contenta con ello?

J.K. Rowling: Sí, de verdad me gusta. Es para niños más pequeños, es una especie de cuento de hadas — es un libro mucho más pequeño. Así que no es —probablemente sea una buena cosa para después de Harry, no otro tomo grande.

R: ¿Y lo tienes previsto también? Quiero decir, ¿te ves a ti misma cogiendo otra gran idea como Harry Potter y desarrollándola?

J.K. Rowling: Sí, si me gustara la idea lo suficiente definitivamente podría, pero no creo que yo — no creo que nunca vaya a tener nada más como Harry. Pienso que sólo se tiene una como Harry.

J: Bien, pienso que la mayor parte de la gente esperará que en algún momento de tu vida vuelvas sobre él de alguna manera, sombra, o forma... algo habrá. Porque tienes generaciones.

J.K. Rowling: La crisis de la mediana edad de Harry Potter.

J: Sí.

R: Ojalá él viva para verlo.

J.K. Rowling: Correcto.

 

 

J: Ahora un poco de estadística: más gente que la población conjunta de Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia, más gente, ha comprado algún libro de Harry Potter. Es un éxito literario impresionante. Es para nosotros un placer tener a J.K. Rowling Rowling en nuestro show de hoy... La creadora del colegio más mágico, pero también seguramente —que se dé cuenta la gente que se dedica a la salud y seguridad—, el más peligroso de la historia de la educación en Gran bretaña, Hogwarts.

[Se ve un clip El Cáliz de Fuego]

J: Los niños están ya aquí, Jo también. Justo antes de que os tengamos, me refiero a que es cierto lo de Hogwarts. Quiero decir, es terrorífico —¿cómo lo llevan?

J.K. Rowling: Es todo fantástico.

J: ¿Y qué era la otra cosa que quería decir? ¡Ah, sí, Draco! Draco — el chico que hace de Draco Malfoy es muy apetecido por...

J.K. Rowling: Por todas.

J: Por todas. ¿Alguna de las chicas que hay aquí está loca por el Draco de las películas?

J.K. Rowling: No lo van a decir, seguro.

J: ¿No me lo vais a decir? No. Vale, de acuerdo.

R: ¿Dónde está sentado Luke? ¿Luke? ¡Luke! ¿Cuántos años tienes?

Luke: Ocho.

R: Ocho. ¿Has leído todos los libros?

Luke: Um, no realmente...no.

J.K. Rowling: “No sé quién es Harry Potter”.

R: No todos ellos.

J: Tenías una buena pregunta para Jo, ¿cuál era, Luke?

Luke: Si fueras un personaje de tus libros, ¿cuál sería?

J.K. Rowling: Probablemente Hermione, porque ella está libremente basada en mí cuando era pequeña. Yo era tan meticona como ella, así que...

J: ¿Eras una chica muy, muy empollona?

J.K. Rowling: Sí, sí que lo era. Y, ¿sabes ese tipo de persona meticona que en el fondo se muy insegura? Bueno yo — Hermione es una combinación, creo, de mi hermana y yo.

J: Sí.

J.K. Rowling: Sí.

J: Así que eras algo así como — esa que está orgullosa de poner a la gente en su sitio con citas y cosas que ha aprendido.

J.K. Rowling: Bueno, no creo que yo llegara tan lejos. Pero sí era empollona, sí era empollona.

R: Y les habría decorado con un gancho de izquierda.

J.K. Rowling: Ella era entonces más como un elfo doméstico, era un poco más ignorante y un poco más histérica...

J: Ahh, ¡qué triste!

R: ¿Fuiste Premio Anual?

J.K. Rowling: Fuí Premio Anual.

R: Fuiste Premio Anual.

J.K. Rowling: Eso significaba ser votada probablemente menos para ir a Borstal si tú ibas a mi colegio. No era un honor gigantesto del que jactarse.

J: Colegio triste, mirándolo así.

J.K. Rowling: Oh sí, triste.

J: ¿Y cuál es tu personaje favorito, Luke?

Luke: Harry Potter.

J: ¿Definitivamente Harry?

J.K. Rowling: Ooh, eso es interesante, porque no mucha gente prefiere a Harry.

J: ¿En serio, en serio?

J.K. Rowling: No, de hecho es un pequeño porcentaje. Recuerdo haber visto una votación en uno de los sitios de fans no oficiales, algo así como el 2% de la gente prefiere a Harry.

J: ¡Me encanta Harry!

J.K. Rowling: No, Ron es mucho más popular.

R: Vale, ¿dónde se ha sentado Ella? Ella, ¿cuántos años tienes?

Ella: Trece.

R: Vale, no te voy a preguntar si has leído cada uno de los libros, pero me han dicho que sí. ¿Querías preguntar acerca de un Boggart?

Ella: Sí.

R: Recuérdanos lo que es un Boggart.

Ella: Es como si, lanzas un hechizo a … algo como un armario, y entonces sale lo que tú más temes.

J.K. Rowling: Correcto.

R: Correcto. ¿Así que en mi caso sería algo así como una gran araña?

Ella: Sí.

R: O, en el caso de Judy, sería yo. Vale, bien. Boggart.

J: ¿Qué es lo que querías preguntar a Jo?

R: ¿Cuál es la pregunta?

Ella: Yo me preguntaba, si tú estuvieras enfrente de un Boggart, ¿qué sería, qué es lo que verías?

J.K. Rowling: Um, yo vería lo que la Sra. Weasley ve en La Orden del Fénix. Ella ve —esto es un poco terrible— pero ella ve a sus hijos muertos.

R: ¡Oh Dios mío!

J.K. Rowling: ...sé que es un poco inquietante.

R: ¡Dio mío!, tú eres siniestra, ¿no?

J.K. Rowling: Lo siento, bueno, supongo que cualquier madre, probablemente, esa es la peor cosa que puede imaginar y es lo que vería cuando la guerra está empezando y sabe que sus hijos van a estar envueltos...

J: Cierto.

Jo: ...y que ella se preocupa por ellos.

R: Y, y cómo, lo he olvidado, ¿cómo rechazas a un boggart? ¿Cuál es el contra-hechizo?

J.K. Rowling: Tienes que aprender a reírte de ello y es difícil reírse ante eso —Quiero decir, quizás no podrías. Otra persona la salva de ese porque ella no puede, no puede librarse de esa imagen.

J: [A Ella (miembro de la audiencia)] ¿Y tú prefieres a Hagrid, no?

Ella: Sí.

J: Me encanta Hagrid.

J.K. Rowling: Sí, Hagrid tiene una base grande de fans, sí.

J: Sí, me pregunto si Hagrid va a caer. [Jo ríe] Es una vergüenza, sí; ella no nos lo dirá así que no tiene sentido preguntarlo. ¿A quién más tenemos? ¿George? ¿George Lynch?

George: Sí.

J: Ése eres tú, George L. ¿Qué querías preguntar a Jo, George?

George: Mi pregunta es: ¿Está alguno de los personajes basado en gente que tú conoces?

J.K. Rowling: Una vez dije desafortunadamente que Lockhart estaba basado en alguien que yo conocía.

J: Oh, ¿de verdad?

J.K. Rowling: Sí, y eso trajo un montón de especulaciones molestas de los periódicos, porque pensaron que era una persona equivocada, se fueron a por la persona equivocada.

J: ¿Es ése tan vanidoso del que hemos estado hablando?

J.K. Rowling: Sí, y exageré apenas, se crea o no. [Judy ríe] Era una persona que conocí hace mucho tiempo.

R: ¿Estaba en la televisión?

J.K. Rowling: [Risas] No, hay muchos Lockharts trajinando por ahí...

J: Me encanta.

J.K. Rowling: Sí, esa fue la única vez en que me senté y conscientemente pensé en poner a “X” como un personaje, y lo hice.

R: ¿Y te gustaba “X”?

J.K. Rowling: No, yo odiaba por completo a “X”, como creo que se nota al hacer a Gilderoy Lockhart.

J: ¿Crees que “X” lo sabe?

J.K. Rowling: No, creo que el egoísmo de “X” es tal que probablemente “X” esté preguntando a los de alrededor diciendo: “Éramos así [Cruza los dedos]...”

[Risas alrededor]

J.K. Rowling: “Ella quería casarse conmigo — la rechacé, creedme”.

R: Podríamos, ¿conoces a Carly Simon? Ella dio una cena privada por fines benéficos con la persona que más había apoyado, y les dijo quién era el personaje de “You’re So Vain” [“Tú eres tan vanidoso”], su primera canción exitosa. Podrías hacer lo mismo dentro de unos años. Podrías decir: “Os voy a contar quién...”

J.K. Rowling: Pero no quiero arruinar la vida de “X”.

J: No, No.

R: Pero suena a… ya sabes.

J.K. Rowling: [Risas] Sí pero no quiero arruinar la vida de esa persona.

R: Vale, ésa ha sido una gran pregunta, George, y una gran respuesta.

J: Y tú eres fan de Ron Weasley, ¿verdad?

R: ¿Quién es el siguiente, Sian?

Kian: Kian.

R: Kian, lo siento. Te pido perdón. ¿Cuántos años tienes?

Kian: 10.

R: ¿Cuál es tu pregunta?

Kian: Después de Harry Potter, ¿qué es lo siguiente que vas a escribir?

J.K. Rowling: Bueno, creo que lo he respondido antes del corte. Creo que terminaré otro libro para niños, pero más pequeños, niños significativamente más pequeños que los que me están abordando.

R: ¿Dijiste que era un libro más corto?

J.K. Rowling: Mucho, mucho, mucho más corto, sí.

J: ¿Y te apenará cuando salga el último libro de Harry?

Kian: Sí.

J.K. Rowling: Sí, de verdad, de verdad voy a echarlo de menos.

J: Cierto, vamos con Elly, no Ella sino Elly. Hola, Elly. ¿Tienes 13 años, no?

Elly: Sí.

J: ¿Qué querías preguntar a Jo?

Elly: ¿Para quién escribiste Harry Potter? ¿Había alguien especial que te lo inspirara, o...?

R: Buena pregunta.

J.K. Rowling: Lo es, me gustaría poder decir algo más responsable pero fue por mí [Risas]. Sencillamente era algo que yo quería de verdad escribir cuando tuve la idea, y creí que iba a ser tan divertido de escribir, y lo ha sido.

R: ¿La idea sencillamente te cayó del cielo?

J.K. Rowling: De verdad que sí.

R: ¿Sencillamente te despertaste una mañana…?

J.K. Rowling: No, yo estaba en el tren de Manchester a Londres cuando sencillamente me vino, me vino.

R: ¿Sencillamente te vino, totalmente formada?

J.K. Rowling: Bastante formada, no por completo.

R: Sí, claro que no.

J.K. Rowling: Sí, la idea esencial me vino, luego, con el tiempo, fui añadiendo trocitos por mi cuenta, y para cuando salí del tren ya tenía un montón. De verdad que ya tenía un montón.

J: Me encantan los, los juegos de palabras. Como Callejón Diagón. ¿No te encanta, Callejón Diagón?

J.K. Rowling: Me encanta Callejón Diagón.

J: Correcto, Juliet.

R: Espera, teno una rápida pregunta sobre eso... Oh, vaya — se ha ido de mi cabeza, sigue con Juliet y yo intentaré recordarla.

J: Vale, Juliet.

Juliet: ¿Siempre habías querido ser escritora?

J.K. Rowling: Siempre. Literalmente desde tan pronto como yo recuerdo, me dí cuenta de que esos libros sencillamente, ya sabes, no salían solos de ningún sitio y esa gente que hacía historias yo quería ser como ellos. Me recuerdo siendo extremadamente pequeña, copiando palabras sin saber lo que esas palabras significaban, así que creo que está en mi naturaleza, y siempre quise hacerlo.

J: Te encantaban las palabras.

J.K. Rowling: Sí.

J: Tú solías escribir, cuando tenías cinco o seis años, pequeñas historias.

J.K. Rowling: Sí.

R: Ya recuerdo lo que era esa pregunta. Evidentemente tú, por la penuria en que vivías, en ese periodo inicial, es célebre que escribías en cafés para estar caliente, mientras la niña estaba dormida en el cochecito. ¿Todavía escribes en cafés?

J.K. Rowling: Mm, no voy a decir dónde voy pero...

R: No, claro que no, pero aún vas, sólo por tener el zumbido, el ambiente.

J.K. Rowling: Es un hábito, está tan arraigado que escribo mejor, así que...

R: Correcto, ¿quién es el siguiente?

J: Vale, ¿los que no han preguntado son Nathan, Aaron y George? Vale, Aaron, muy rápido — ¿cuál es la tuya?

Aaron: ¿Cómo inventaste las reglas del Quidditch?

J.K. Rowling: Las hice todas en algo así como media hora tras una discusión con mi novio de entonces, y creo que es de ahí de donde salieron las Bludgers. [Risas]

R: ¿Nathan?

Nathan: ¿Qué te inspiró a hacer esos animales tan creativos?

J.K. Rowling: Bueno, alguno de los animales que he hecho, como los Escregutos de cola explosiva, son míos, pero muchos de ellos existen en el folklore y la mitología, y los he retorcido un poco para adaptarlos a mi propósito. Hipogrifos: no hay muchos si buscas; yo creé el mío... ya sabes.

J: Y George, eres el único que falta, pero rápidamente dinos cuál es tu personaje favorito.

George: Mi personaje favorito es Hermione.

J: ¿Hermione?

J.K. Rowling: No... Eres el primer chico que conozco cuyo personaje favorito es Hermione.

R & J: ¿De verdad?

J.K. Rowling: ¿Pero lo era antes de que Emma Watson empezara a hacer de ella?

[George pone cara como si fuera a decir que no]

J.K. Rowling: No te preocupes — a mucha gente le encanta cómo lo hace Emma Watson.

R: Harry Potter y el Príncipe Mestizo está ahora en edición de bolsillo. Estamos tan agradecidos de que hayas venido [a Jo]. Muchas gracias. Ha sido estupendo hablar contigo.

J.K. Rowling: Gracias. [Se dan la mano]

R: Os veo mañana, chicos. Adiós.

J: Adiós. Gracias, chicos.

contenido original © 2006 Antonio de la Puente
Contenido Original: 22/11/2006 ~ Última Actualización: -/-/-