Back

 

Nicolas, a alturas de 1996, ya había fallecido


Nicolas Flamel
También conocido como Nicholas Flamel.

Alquimista, nacido en 1326, todavía vivo en 1991, pero por poco tiempo. Nicolas Flamel, a alturas de 1996, ya está muerto (JKR).
Famoso por crear la Piedra Filosofal
Dumbledore hizo algún trabajo con él, aunque no la creación de la piedra, desde eso debe de haber pasado hace seiscientos años para Flamel para todavía estar vivo en 1992 (PF17).

La Historia "real" de Nicolás Flamel:

Fue un alquimista real que supuestamente fabricó la Piedra Filosofal. Cuenta la leyenda que había pasado décadas tratando de crear la Piedra Filosofal, la cual podía convertir cualquier metal en oro y mostrar los secretos de la inmortalidad, pero no podía crearla.

Una noche, Nicolás Flamel tuvo un sueño en el cual un ángel se acercaba a su cama, sostenía un libro y le dijo las siguientes palabras que lograron quedarse en su mente "Mira bien este libro, Nicolás. Al principio, no  entenderás nada acerca de él, ni tú ni cualquier otro hombre. Pero algún día, verás en el lo que ningún hombre podrá".

Después de un tiempo, mientras estaba solo en su tienda, un hombre que necesitaba dinero desesperadamente le ofreció un libro. Se dio cuenta de que era el libro que el ángel le había mostrado en su sueño y lo compró inmediatamente.

El problema era que el libro estaba escrito en parte, en hebreo y Nicolás no podía entender absolutamente nada. Todos los judíos que vivían en Francia habían abandonado el país tras la persecución, así que no había quien le ayudara. Sabía que quedaban todavía algunos judíos en España, así que copió una porción del libro y partió en busca de un traductor. Buscó por meses y no encontró ni unos solo, así que regresó decepcionado a su hogar. Durante el viaje de regreso, se detuvo en una morada y tuvo la suerte de compartir mesa con un mercantil francés que tenía contactos con gente le podían traducir el libro. El mercantil francés le presentó un amigo a Flamel: el Maestro Canches. Cuando Nicolás le dijo que poseía el libro de Abraham el judío, los ojos del Maestro se iluminaron y le explicó que Abraham el judío era un venerable maestro que dedicó su vida a estudiar los misterios de Cabala. Dicho libro había desaparecido, pero continuaba reapareciendo en distintos rincones del mundo, y desapareciendo de nuevo. Desafortunadamente, las hojas que llevaba Nicolás en su viaje no eran suficientes para descifrar los secretos de la inmortalidad. El Maestro accedió a viajar de regreso con Nicolás y ayudarlo a traducir el libro. Irónicamente, en el viaje de regreso a casa, el Maestro comenzó a sentirse mal y murió durante el viaje. Nicolás piadosamente lo enterró en una iglesia cerca del lugar y continuó con su viaje.

Cuando regresó a casa encontró a su esposa, su tienda de libros y su hogar tal y como los había dejado.  Aunque le tomó años, las páginas que el Maestro le había traducido, le dieron pistas a Nicolás para terminar de traducir el libro el solo.

Apegándose estrictamente a las reglas de Abraham el judío, convirtió primero una libra de cobre en oro. Pero mientras cambiaba los metales, comenzó a cambiar él mismo.

De aquel momento en adelante, era un hombre rico. Construyó hospitales, beneficencias para los pobres e iglesias. Vivió feliz.

Al llegar a la edad de 80 años, comenzó a planear su muerte. Todos los detalles relacionados con su funeral, el ataúd, el lugar donde sería enterrado, etc. Quería que le día de su muerte fuera todo perfecto

Después de haber muerto, los rumores del elixir de la vida comenzaron a esparcirse. Todos los exploradores que buscaban la famosa piedra, comenzaron a acechar el hogar de Nicolás y su tienda en busca de pistas.

Pronto la euforia se calmó, y los rumores de que Nicolás Flamel y su esposa Pernella seguían vivos quedaron en el olvido. Muchos, muchos años después el arqueólogo Paul Lucas habló con un truco que le informó que Nicolás Flamel y su esposa todavía estaban vivos. Paul comenzó a investigar más y escribió y publicó un libro en el cual explicaba que los funerales y entierros de Nicolás y su esposa no habían sido más que un engaño, pues estos seguían vivos. La publicación de este libro emocionó a muchos curiosos. Todo esto llevó a que buscaran los féretros de Nicolás Flamel y su esposa y los desenterraran. Cuando lo hicieron, encontraron los féretros estaban vacíos.

 

J.K. Rowling sobre Nicolás Flamel:

Nicolas Flamel fue una persona real. Leí sobre él cuando debía tener veintipocos años, cuando me encontré una de esas versiones de la historia de su vida. Contaba cómo había comprado un libro de misterios llamado el Libro de Abraham el judío, que estaba lleno de símbolos extraños y Flamel se dio cuenta de que eran fórmulas alquímicas. La historia decía que después dedicó su vida a la búsqueda de la Piedra Filosofal.

El Flamel real era un hombre de negocios acaudalado y un gran filántropo. Hay calles en París que llevan su nombre y el de su mujer, Perenelle.

Recuerdo que tuve un sueño muy detallado y excepcionalmente vívido sobre Flamel, cuando llevaba varios meses escribiendo la Piedra Filosofal, que era como una pintura renacentista que hubiera vuelto a la vida. Flamel me enseñaba su laboratorio, que estaba atestado de cosas y bañado en una luz dorada, y me mostró exactamente cómo hacer la Piedra (ojalá me acordara de cómo hacerlo). (P).

contenido original © 2004-2013 Zirtaheb, Cronista y Vale
Contenido Original: 20/6/2004 ~ Última Actualización: 20/3/2013